La acción heroica, pero sobre todo humana y solidaria, continúa presentándose por parte de aquellos hombres y mujeres que se mantienen en acción durante las vacaciones, en el marco de Plan Verano 2018.

Esta vez, es la historia de Cristian Clemente de Sonsonate la que nos deja un singular mensaje. Cristian es desde hace 2 años un socorrista voluntario de Cruz Verde Salvadoreña, él está asignado a la playa Metalío y como otros de sus compañeros, su gran propósito es evitar que vacacionistas se conviertan en víctimas.

Como miembros de instituciones que forman parte del Sistema Nacional de Protección Civil, todos los guardavidas asignados a lugares turísticos son merecedores de admiración y respeto.

Cristian es doblemente merecedor de admiración, tomando en cuenta que tiene tan solo 12 años de edad; pero quien desde hace 1 año tuvo su primer rescate de otro menor y junto a su padre y su tía para todas las temporadas de vacaciones hacen voluntariado, su padre tiene ya 5 años de pertenecer a esta institución de servicio, el voluntariado lo realiza en su tiempo libre ya que durante tiempo normal cursa quinto grado.

Así como Cristian, hay jóvenes, hay mujeres que están contribuyendo directa o indirectamente en la ejecución del Plan Verano 2018, y cuyo objetivo es que todos los salvadoreños y salvadoreñas disfruten con seguridad.

Ellos, como Cristian, están poniendo su parte; pero falta que la ciudadanía también contribuya.