Usulután,  25 de noviembre de 2014. El Ministro de Gobernación y Desarrollo Territorial, Arístides Valencia y la Ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl visitaron comunidad La Chacastera y La Tirana de la Bahía de Jiquilisco, las cuales temen que el cambio de uso de suelo afecte los manglares y su actividad productiva.

 

2graBAHIA JIQUILISCO

Titulares de Gobernación y Medio Ambiente visitaron comunidades de la Bahía de Jiquilisco que temen que cambio de uso de suelo afecte los manglares

Usulután,  25 de noviembre de 2014. El Ministro de Gobernación y Desarrollo Territorial, Arístides Valencia y la Ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl visitaron comunidad La Chacastera y La Tirana de la Bahía de Jiquilisco, las cuales temen que el cambio de uso de suelo afecte los manglares y su actividad productiva.

En dicha reunión también participó la diputada de la Asamblea Legislativa, Estela Hernández; Alcalde del Municipio de Jiquilisco, David Barahona; representantes de la División  de Medio Ambiente de la Policía Nacional Civil; así como miembros del Comité Ambiental del Plan Local de Aprovechamiento Sostenible (PLAS), Líderes de la Coordinadora del Bajo Lempa y Bahía de Jiquilisco y habitantes de la comunidad La Tirana, Asociación Mangle y EcoViva.

El Ministro de Gobernación y Desarrollo Territorial, Arístides Valencia dijo que “las comunidades expresaron algunos problemas con el desarrollo de proyectos que no toman en cuenta las condiciones ambientales de la zona. En la Comunidad La Canoa y La Tirana del cantón San Juan del Gozo, señalan cómo la actividad de producción de caña puede afectar las zonas de manglar y de producción de camarones que es muy importante en la zona”.

Agregó, que “se trata de un deterioro, ya que al destruir el manglar se afecta a la comunidad porque se pierde la barrera que existe para protegerla ante cualquier problema de marea o inundación”.

Adelantó que “el Gobernador Departamental de Usulután y el Alcalde de Jiquilisco se reunirán de nuevo el 27 de noviembre con dichas comunidades para acompañar la organización de la comunidad e impulsar sus proyectos de desarrollo; debido a que la Bahía de Jiquilisco fue declarado Sitio Ramsar en 2005, siendo considerado un humedal, reserva de la biosfera y por ende un área protegida”.

La Ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Lina Pohl explicó que el MARN promueve el Programa de Restauracíón de Ecosistemas y Paisajes (PREP) que tiene como fin  promover y facilitar la restauración de ecosistemas y paisajes rurales como mecanismo para asegurar la provisión de servicios ecosistémicos claves (agua, regulación hídrica, fertilidad del suelo, etc.) y la conservación de la biodiversidad como forma de reducir riesgo, construir resiliencia y adaptarse a los impactos del cambio climático, sobre todo la variabilidad del clima.

Los representantes de al menos ocho comunidades que habitan en las proximidades del área donde se proyecta sembrar alrededor de 300 manzanas de caña de azúcar, se oponen a esta actividad motivadas por la posible contaminación del uso de agroquímicos al recurso hídrico y el manglar, lo que afectaría la salud de la población, la pesca y la extracción de punches, principal ingreso económico de muchas familias del sector.

Las comunidades que temen por la amenaza de su actividad productiva son: La Tirana, Los Cálix, La Chacastera, El Marillo, Montecristo, La Babilonia, Los Lotes y Las Mesitas.