INCENDIOS ESTRUCTURALES

Un incendio es la presencia de fuego no controlada que consume algo que no está destinado a quemarse, un incendio puede afectar estructuras, inmuebles, vehículos entre otros, para que se inicie un fuego es necesario que se den conjuntamente tres componentes: combustible, oxigeno y calor.

De igual forma, la exposición de animales y personas a un incendio puede producirles daños muy graves, inclusive  la muerte, generalmente por inhalación de humo o por desvanecimiento producido por la intoxicación, y posteriormente quemaduras graves.

Los incendios provocados inconscientemente tienen causas variadas, pero en este contexto podemos mencionar factores eléctricos, líquidos inflamables, ignición espontánea, soldadura, cenizas y brazas, cigarrillos y fósforos, incendios provocados, entre otros.

Los incendios se suscitan cuando la prevención falla, produciendo a veces grandes incendios que acaban con propiedades y vidas humanas. Es por esta razón por la que debemos aprender a combatir los incendios de la mejor y más efectiva manera: LA PREVENCIÓN, cuya finalidad no es otra que la de mantener bajo estricto control, los elementos que conforman un fuego: el oxígeno, el calor y materia combustible.