Profesionalismo compartido al momento del incendio en Pueblo Viejo

En una rápida y oportuna acción, el Cuerpo de Bomberos de El Salvador volvió a demostrar que el profesionalismo puesto en práctica no es una casualidad.

Marcaban las 9:30 p.m. del 9 de febrero cuando se desatan las llamas en el reconocido  restaurante “Pueblo Viejo”, ubicado en un centro comercial del Boulevard de Los Héroes. El siniestro cobra dimensiones incontrolables y se hace imprescindible la presencia de personal de bomberos para sofocar las llamas.

La primera unidad de dicho personal se presenta en el lugar, en menos de cinco minutos. Era la motobomba de la Tercera Estación. Cuatro minutos después, los refuerzos del cuartel central comienzan a llegar y en menos de 12 minutos ya se contaba con miembros de la estación de Antiguo Cuscatlán. En total, cuatro unidades y 20 miembros del Cuerpo de Bomberos estaban trabajando en el lugar.

Para las 10:10 p.m. la respuesta rápida y oportuna había rendido frutos. Estos valientes hombres  habían controlado el incendio y el peligro de expansión del fuego hacia el resto del centro comercial estaba neutralizado.

En tan solo 40 minutos este equipo de profesionales puso en práctica sus conocimientos de rescate y extinción de grandes incendios estructurales, lo que permitió salvar vidas y resguardar los bienes y fuentes de empleos de cientos de salvadoreños que laboran en el centro comercial.

Al lugar se hicieron presentes diferentes instituciones que se sumaron a la acción. Se recibió el apoyo de ANDA para el abastecimiento adicional de las motobombas, Comandos de Salvamento, Cruz Verde, Cruz Roja, el servicio de emergencia de FOSALUD, Policía Nacional Civil y de la Fuerza Armada, quienes desde sus competencias realizaron tareas específicas que contribuyeron a un rápido desenlace.

Queda mostrado que, elementos como la rápida capacidad de respuesta, trabajo coordinado entre instituciones, profesionalismo en las acciones y heroísmo de los involucrados, permitieron contar una historia que, por ahora se limita a pérdidas materiales, permite que las familias salvadoreñas se mantengan unidas.

San Salvador, 10 de febrero de 2021.-