Después de ocho años en el olvido, ministerio de Gobernación reactiva la formación de bomberos voluntarios

El viceministro de Gobernación y encargado de Despacho, Franklin Castro, junto al director del Cuerpo de Bomberos de El Salvador, Edwin Chavarría, inauguraron el programa de aspirantes a voluntarios para el Cuerpo de Bomberos en el que participarán en esta oportunidad 30 jóvenes salvadoreños.

“Tenemos plena convicción que con este tipo de acciones estaremos contribuyendo a construir un mejor país. Estamos seguros que cada uno de ustedes permitirá a aquel salvadoreño que rescaten, una nueva oportunidad de vida. Ustedes se constituirán en nuestros futuros héroes con quienes podremos contar en esos momentos que nadie desea que ocurran y que muy pocos tienen la valentía de ofrendar su vida para salvar la de otros”, manifestó el viceministro Castro.

Este programa había sido dejado en el olvido desde hace ocho años, pero la mística de trabajo impulsada por el presidente Nayib Bukele, hizo que el viceministro Castro retomara el semillero de aquellos salvadoreños y salvadoreñas motivadas por servir a su país en las emergencias y ser parte, en un futuro inmediato, del Cuerpo de Bomberos, con el que se pretende crear una cultura de servicio con calidad de altruismo.

Esta primera generación de aspirantes a bomberos, iniciará su proceso de formación con 30 jóvenes entre 18 y 35 años, quienes recibirán capacitaciones de alto rendimiento en técnicas bomberiles, rescate de alturas y primeros auxilios. De igual manera se potenciará el servicio de ayuda a la población, especialmente quienes se encuentran en situaciones de riesgo.

La formación estará a cargo de tres bomberos, dos profesionales externos y jefes operativos que contribuirán en su transferencia de conocimientos gracias a los años de experiencia y los cursos recibidos a lo largo de su trayectoria profesional.  Otras áreas en las que se hará énfasis son la eliminación de incendios estructurales, forestales, rescate vehicular, entre otros.

Los 30 jóvenes aspirantes han sido examinados previamente y han superado las pruebas físicas, médicas, de acrofobia y claustrofobia. De igual manera se han considerado características como espíritu de voluntariado, altruismo, solidaridad, empatía, abnegación y el deseo de servir a los necesitados.

Una vez concluido su proceso de formación, estos voluntarios se convertirán en el apoyo fundamental para el Cuerpo de Bomberos, en donde podrán poner en práctica sus capacidades operativas y formación técnica, utilizando todas las herramientas necesarias para minimizar las situaciones de riesgo a las que se enfrenten.

San Salvador 16 de enero de 2021